Kuzamil, Polé, los mayas y la Diosa Ixchel.

Imagina viajar en el tiempo, hacia el pasado, y encontrarte en un puerto comercial junto a la costa, de bellas playas de arena blanca, aire fresco, el canto de las gaviotas y el romper de las olas contra las piedras. Estás en Polé, antiguo puerto comercial maya cercano a la ciudad Xaman Ha, listo para disfrutar de frutas frescas, blog2logo1distintos tipos de granos, miel, e incluso adquirir cera y sal, algunos de los productos principales de intercambio de dicho puerto. También estás preparándote con tenacidad y disciplina, para atravesar el mar hacia la isla de Kuzamil y pedir el favor de la diosa Ixchel para tu familia y tu pueblo en la Travesía Sagrada Maya. La travesía en la que tus ancestros han participado desde que se creó, y en la que los hijos de tus hijos también participarán, un viaje de fuerza, valor, aventura y humildad que, con fortuna, la diosa Ixchel favorecerá y tomará en consideración para la suerte y futuro de tus seres queridos. Esto es Polé, esto es la historia de nuestros ancestros y una de sus más significativas tradiciones: la Travesía Sagrada Maya.

De vuelta a la actualidad, el 21 de mayo de este año se llevó a cabo un evento lleno de tradición, historia y cultura: la Travesía Sagrada Maya. En su décimo año consecutivo, la travesía que comenzó con el objetivo de rescatar una tradición milenaria, es ahora una anticipada celebración anual en la que participan muchos canoeros tanto de nacionalidad mexicana como extranjera, y que se preparan con mucho esfuerzo y dedicación para la misma. La travesía es un antiguo ritual de peregrinación practicado por nuestros ancestros mayas, para dirigirse al oráculo de la diosa Ixchel buscando consejo y esperando sus predicciones, su templo estaba ubicado en Kuzamil, o como se le conoce hoy: Cozumel. Los mayas atravesaban el mar hacia la isla, desde Polé, hoy sede del Parque Xcaret, ubicado cerca de la ciudad de Xaman Há –Playa del Carmen– para pedirle favores a la diosa blanca. Este año 2016, se cumplieron 10 años de la Travesía Sagrada Maya, con 2’660 canoeros que han dedicado más de 383 mil horas a su entrenamiento incluyendo 80 horas de navegación en alta mar y un recorrido de 578 kilómetros a lo largo de estos diez años. Es una experiencia inolvidable, que te hará sentir la vitalidad de la historia en su recreación ceremonial. Los canoeros, valientes y fuertes, se preparaban cada año para pedir el favor de la diosa de la luna, Ixchel, para todo su pueblo. La diosa era considerada como la creadora de la pintura y el tejido, y regente de la fertilidad, salud, agua y vegetación. A lo largo de estos diez años ya son 3’300 participantes y voluntarios que durante la organización del evento realizan distintas labores de maquillaje y vestuario, técnicos y artísticos, para recrear las condiciones históricas de la Travesía Sagrada Maya y hacer de la ocasión algo inolvidable, y eso sin contar a los 38’000 asistentes que con mucho entusiasmo e interés atienden al evento ya que éste comienza a las 5:30 hrs, antes del amanecer. Los canoeros viven la Travesía Sagrada Maya de una manera única, pues esto implica un desarrollo físico y espiritual individual. Por eso mismo además del arduo y particular entrenamiento que practican para participar en la Travesía, desarrollan una estrecha relación con sus compañeros de equipo, su líder y hasta sus remos, estos últimos decorándolos o personalizándolos e incluso mimándolos con esmero para el día del evento. Pueden participar desde los 18 años hasta los 65 y no se hace distintición de ningún tipo entre raza, condición, nivel socio-economico, género ni religión.

blog2logoLa Travesía Sagrada Maya es un ejemplo de rescate de tradiciones, historia y cultura milenaria promovido por el Grupo Experiencias Xcaret, con el apoyo del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH), el Centro de Estudios Mayas de la UNAM, la Secretaría de Marina y la Dirección General de Marina Mercante, gracias a los que pudieron analizar e investigar cómo los mayas atravesaban esa zona en canoas, trazar rutas de navegación, identificar las corrientes marinas y crear un evento de trascendencia, a la vez que garantizaban la seguridad e integridad de todos sus participantes. Por eso y muchas razones más, la Travesía Sagrada Maya es sin duda un evento imperdible en tu siguiente visita a Kuzamil o Xaman Há, disfruta y participa en esta tradición y ¡embarcate en una nueva aventura!

Related Posts

Leave a Comment

USA